top of page
  • Sergio

El fallo imperdonable en 'Harry Potter' que marcará el destino de Grindelwald

Actualizado: 23 jul 2020

En 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte - Parte 1' fuimos testigos del encuentro entre los dos magos más peligrosos de todos los tiempos: Lord Voldemort y Gellert Grindelwald. Sin embargo, algo ocurre en ese encuentro que marcará su destino, marcando una grandísima diferencia entre el libro y la película.

La Varita de Saúco, la varita más poderosa jamás fabricada. Una de las tres legendarias Reliquias de la Muerte y objeto de obsesión por parte de dos de los magos más poderosos y mezquinos de todos los tiempos: Lord Voldemort, villano en ‘Harry Potter’ y Gellert Grindelwad, en ‘Animales Fantásticos’. A esta varita le precede una larga historia de crímenes, dado que, para ser su verdadero amo y gozar de su magnífico poder, se debe desarmar o matar a su anterior poseedor. En buena parte del séptimo y último volumen de la saga creada por J.K. Rowling, ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte’, seguimos a través de Voldemort el rastro sangriento que la Varita de Saúco ha ido dejando al pasar de poseedor en poseedor. El archienemigo de Potter cree que, si se hace con esta Reliquia, no habrá ningún impedimento para matar a Harry de una vez por todas en el esperadísimo duelo final.

Tras secuestrar y torturar a Ollivander, Voldemort se entera de que Gregorovitch, otro famoso fabricante de varitas, había alardeado de poseer este legendario objeto. Sin embargo, éste ya no la tenía en su poder, confesándole al Señor Tenebroso que le fue robada por un joven muchacho tiempo atrás. Más adelante se revela, para sorpresa de todos, que este misterioso chico no era otro que el propio Gellert Grindelwald, villano en la nueva saga de ‘Animales Fantásticos’. Y justo aquí es cuando llega un imperdonable error por parte de Steve Kloves, guionista de las películas de ‘Harry Potter’. Kloves decide cambiar radicalmente el destino de Grindelwald, un final completamente diferente al que leímos en la novela de Rowling.

Voldemort busca a Grindelwald en la celda más alta y oscura de Nurmengard, que junto a Azkabán, forman parte de las prisiones del mundo mágico. En la película Voldemort le pregunta a Grindelwald por el paradero de la Varita de Saúco: "dime Grindelwald, dime dónde está. Dime quién la posee". Y el villano de ‘Animales Fantásticos' se limita simplemente a revelarle el paradero de la Reliquia: "la Varita de Saúco yace con él, claro. Sepultada bajo tierra… ¡Dumbledore!". Y de este modo, Voldemort se marcha de Nurmengard y pone rumbo a Hogwarts, donde Dumbledore descansa en su sepulcro blanco.


Pero, ¿qué sucede realmente en el libro?


Efectivamente Voldemort visita a Grindelwald en su celda, pero éste nunca le revela que la Varita de Saúco fue enterrada con el mismo Dumbledore: “¡Mátame entonces!- exigió el viejo-. ¡No vencerás, no puedes vencer! Esa varita nunca, jamás será tuya… y la furia de Voldemort se desató. Una explosión de luz verde llenó la celda de la prisión y el frágil cuerpo se alzó en su cama dura y volvió a caer".

¡Si! ¡En el libro Voldemort mata a Grindelwald! Este es el trágico desenlace que el villano de ‘Animales Fantásticos’ tendrá muchos años después de sus crímenes en la nueva saga de la que Rowling y el propio Kloves son guionistas. A pesar de que Grindelwald no delatara a Dumbledore, Voldemort intuyó que Grindelwald le estaba encubriendo, y dedujo que se encontraba en su sepulcro, por lo cual, prácticamente podríamos decir que Grindelwald murió en vano. Sin embargo, más adelante, en el limbo, Dumbledore comenta a Harry que espera que Grindelwald hubiera reflexionado sobre sus crímenes en los años que había pasado en prisión, y quizás, el mentirle al propio Voldemort en la cara hubiera sido una forma de redimirse.

0 comentarios
bottom of page