top of page
  • Sergio

RESEÑA | 'El Ickabog' de J.K. Rowling, un monstruo tan poderoso como la imaginación de su creadora

Actualizado: 5 ene 2022

El mundo de la literatura infantil suma hoy un nuevo trabajo: El Ickabog. La escritora británica J.K. Rowling regresa al género que la catapultó a la fama hace ya dos décadas gracias a la saga de 'Harry Potter' con la que ha vendido más de 500 millones de ejemplares en todo el mundo. En esta vuelta a sus inicios, Rowling quiso que sus jóvenes lectores formaran parte de ella, lanzando un concurso para elegir las ilustraciones que dieran color a esta nueva historia y que hoy, gracias a la editorial Salamandra, pueden ver al fin plasmadas al papel.

J.K. Rowling siempre tuvo claro que, tras acabar la saga de ‘Harry Potter’, no volvería a escribir historias para niños. Marcó un punto y aparte en este género que tantas alegrías le había dado hasta el momento y se entregó a los vanguardistas brazos de una literatura más adulta y quizás con tintes mucho más oscuros. Así llegó La Vacante Imprevista (2012), en la que se narraban los enfrentamientos y divisiones que se suscitaban por una vacante en el consejo parroquial de un pequeño pueblo inglés. Y seguidamente se pasó al género policiaco con las aventuras del detective privado y veterano de guerra Cormoran Strike (2013-2020), de la que el pasado mes de octubre Rowling publicaba su quinto volumen, Troubled Blood. Pero todo eso fue antes de que la pandemia de la Covid19 se cerniera sobre el mundo muggle, claro. Entonces Rowling se puso manos a la obra, y nunca mejor dicho, e hizo lo mejor que sabía hacer: escribir literatura juvenil.


Hoy nos entrega su resultado final, El Ickabog, una historia coral muy entretenida, oscura en la parte final y con un ritmo frenético que te lleva a descubrir la verdadera y legendaria leyenda de un monstruo espeluznante del que se cuentan muchas cosas y pocas ciertas. De la mano de sus dos protagonistas, Bert y Daisy, nos embarcamos en una emocionante aventura de 300 páginas para descubrir los entresijos palaciegos en el reino de Cornucopia, gobernado por el Rey Fred el Intrépido y sus dos lacayos, lord Spittleworth y Flapoon, que le manejan a su antojo. Cornucopia parece ser un lugar idílico hasta que un misterioso asesinato nos lleva a Los Pantanos, donde según cuenta la leyenda, es el lugar donde habita el monstruoso Ickabog. Pero lo curioso de los mitos es que a veces cobran vida propia.

Ilustración de Eva R. 11 años, España.



¡Atención, spoilers!


Una alegoría sobre la verdad, vanidad y abuso de poder


El Ickabog no es una historia de Harry Potter. Ni siquiera tiene lugar en el mismo mundo. En este caso, Rowling ha dado vida a otra pequeña cosmogonía, una tierra media llamada Cornucopia. En este país tan pintoresco no existe ápice de magia, sin embargo, el lenguaje tan descriptivo de Rowling, sus personajes tan detallados, dotados de profundidad, de conflictos y tan sumamente memorables le otorgan una magia propia. Si algo es El Ickabog es una alegoría sobre la verdad, la vanidad y el abuso de poder. El rey Fred el Intrépido es el personaje principal de El Ickabog, un monarca un tanto inepto y superficial, pero con buen corazón. Es extremadamente vanidoso y su única preocupación, incluso por encima de la hambruna que sufre su pueblo, es ser recordado. Le chifla la popularidad y que le vitoreen durante sus paseos. Pero pronto aprenderá Fred que las apariencias son simplemente cómo los demás nos ven y perciben, como nuestros gestos, la forma de hablar o incluso las conductas en público, pero no siempre se puede reflejar lo que se desea, ni tampoco lo que se es. Sus dos malvados asesores, lord Spittleworth y lord Flapoon se desviven por mantener esta venda sobre los ojos del rey el mayor tiempo que sea posible (claramente porque sacan provecho de ello), y lo harán por medio de mentiras. Una tras otra las mentiras se van amontonando, propagando un miedo infundado sobre el monstruoso Ickabog, al que culpan de los misteriosos asesinatos y desapariciones en Cornucopia.

(Dibujo de mi sobrina Daniela sobre el rey Fred y el Ickabog, que aunque participó, no resultó ganadora).


El recurrente motivo de la muerte


Otra de esas problemáticas de la vida es, sin duda alguna, la muerte de un ser querido, y en las novelas de J.K Rowling su presencia también es más que notoria. El Ickabog también se nutre de ello. El recurrente motivo de la muerte tiene un apreciable y profundo efecto en todas las novelas de Joanne Kathleen Rowling, y en gran parte se debe al prematuro fallecimiento de su madre. A pesar de que El Ickabog está dirigido a un público infantil/juvenil, la pérdida de seres oscurece de forma significativa la vida de los personajes principales, y será por este motivo por el que hallemos la muerte no únicamente como un temor en la historia, sino también como una posibilidad, una evidencia y una realidad en la vida de cualquiera de los personajes de El Ickabog. Lo cierto es que los asesinatos hacen que la historia se vuelva más dramática y oscura a medida que la narración avanza, haciéndola mucho más atractiva y conmovedora. Ya desde las primeras páginas, El Ickabog parte de una muerte, y no será la única ni por asomo. Casi una decena de personajes son asesinados en esta sátira moral, como la madre de Daisy y el padre de Bert, dos de los protagonistas de El Ickabog. Estos hechos tan fatídicos harán que la trama también adquiera ciertos tintes de lucha y venganza para derrocar a un régimen déspota que asesina a sangre fría y culpa a un monstruo que siempre ha sido inocente. Al final de la historia se logra instaurar un gobierno democrático en el que un primer ministro dirige con sabiduría el país con la ayuda de sus consejeros personales. Pero no solo se restaura la antigua gloria de Cornucopia, también la del Ickabog, que logra darnos una lección: tendemos a juzgar a las personas por su apariencia sin esperar a conocerlas, y a veces, la apreciación externa que hacemos sobre alguien no siempre es la correcta.

Ilustración de Valentina, de 12 años. Argentina.


Una historia para todas las edades


Aunque el rango de edad para la lectura de El Ickabog está situado entre los 7 y los 12 años, estoy seguro de que cualquier persona disfrutaría muchísimo de esta nueva y creativa historia de una de las mejores narradoras del mundo. Es, sin duda, una lectura que encanta, porque este Ickabog, que desde hoy está en nuestras vidas, no necesita varita para hacer magia de verdad, la magia de la lectura. J.K. Rowling ha vuelto a demostrar, por méritos propios, que lo suyo es la tinta y el papel, y ojala pronto podamos tener de nuevo en nuestras manos otra de sus apasionantes novelas para que nos catapulte a donde sea que quiera llevarnos esta vez.


Mi calificación es 8 de 10.


Nº de páginas: 304

Traducción: Gemma Rovira Ortega

Editorial: SALAMANDRA

Fecha de lanzamiento: 10/11/2020


¡Para seguir informado de todo lo relacionado con el mágico mundo de J.K. Rowling, puedes seguirme, además de en el blog, en la cuenta de Twitter de El Traslador!

0 comentarios
bottom of page